EL ESTADO Y LA LEY DE LIBERTAD RELIGIOSA

El 21 de diciembre de 2010 el Gobierno peruano promulg贸 la Ley de Libertad Religiosa -Ley 29635- aprobada por el Pleno del Congreso. Mediante esta iniciativa legislativa el Congreso desarroll贸 el contenido de la libertad religiosa elevada a categor铆a de derecho humano tal como lo establece el Art 2 numeral 3 de nuestra Constituci贸n Pol铆tica, y sendas disposiciones sobre la materia, expuestas en los tratados internacionales de derechos humanos.

Cabe resaltar que nuestra Constituci贸n no solo defiende el derecho a la libertad de conciencia y de religi贸n, sino que adem谩s se帽ala que el ejercicio de estas confesiones es libre, y que nadie puede ser perseguido por raz贸n de sus ideas o creencias.

Por esto es imperioso detenernos a evaluar la eficacia de esta ley a m谩s de 20 a帽os de su publicaci贸n, sobre todo en tiempos plagados de ideolog铆as de posverdad que nos presentan una realidad distorsionada a efectos de adherirnos a una dictadura de pensamiento cuya agenda globalista se supone defiende derechos humanos, pero en el fondo en muchos casos, m谩s bien los amenaza. Ej: Campa帽as a favor del atentado contra la vida intrauterina del concebido; o contra el derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones.

Citemos al menos dos ideolog铆as. R谩pidamente podemos traer a la memoria la intenci贸n de mordaza en el Decreto Legislativo 1323 cuyo texto no se帽alaba con claridad la conducta prohibitiva de discriminaci贸n que ameritar铆a que una persona sea juzgada por su opini贸n; o la expedici贸n de textos escolares con enlaces a portales web de estimulaci贸n sexual temprana, y ni qu茅 decir de la propaganda cultural del lenguaje inclusivo en virtud del cual deb铆amos desdoblar nuestro discurso en frases como 鈥渢odos y todas鈥.

Esta ideolog铆a mencionada, plasmada en pol铆tica p煤blica de igualdad de g茅nero no es la 煤nica ideolog铆a con rasgos contrarios a la libertad de creencias o de religi贸n. Tal vez la ideolog铆a pol铆tica m谩s nociva sea el marxismo-comunismo que no solo intenta dividir a los peruanos desde la 贸ptica de clases sociales antag贸nicas, sino que instrumentaliza la subversi贸n como arma de presunta igualdad. Estas ideolog铆as son contrarias a las creencias de gran parte de la poblaci贸n. Por lo cual, adoctrinar u obligar a alguien desde el aparato estatal a creer que el terrorismo en los 80 fue conflicto armado interno; o a aceptar que un ni帽o deba tener inscritos como padres a dos madres en RENIEC, constituir铆a un acto violatorio de la libertad de conciencia, de creencias y de religi贸n.

Por todo lo expuesto, es necesario defender nuestro derecho a creer, y asimismo a expresarnos dentro del marco del respeto. Esta potestad es a todas luces un derecho humano.

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Columnista - Autor
Alejandro Mu帽ante Barrios

Congresista de la Rep煤blica. Defensor a ultranza de la vida, la familia, la patria y la libertad. Somos #BancadaCeleste

脷ltimos Art铆culos