EL INTOCABLE TRIBUNAL SIN FECHA DE CADUCIDAD

Si hay en el Per├║ verdaderos intocables, a mi juicio, ser├şan los magistrados del Tribunal Constitucional, y lo son por dos principales razones: son los ├║nicos altos funcionarios que ejercen su mandato con periodo vencido y sin fecha de caducidad a la vista, y por revestir de ÔÇťconstitucionalÔÇŁ nefastas decisiones que han sido conducidas contra la institucionalidad democr├ítica.

Adem├ís, si hay alg├║n precedente que le dejan a nuestro pa├şs por el cual ser├ín recordados, no es precisamente por alguna loable sentencia ajustada a la Constituci├│n, sino m├ís bien por un marcado sesgo ideol├│gico de izquierdas que en mayor├şa, salvo honrosas excepciones, saben reflejar muy bien en los fallos que emiten, los cuales m├ís parecen ser producto de un maquiav├ęlico contubernio que de un debate t├ęcnico e independiente.

Sin duda un tribunal de ensue├▒o para un pr├│ximo gobierno marxista-leninista que aspira a subvertir el orden constitucional.
Votan en comparsa, anularon votos de sus antecesores, dejaron sin efecto sólidos precedentes, adelantan opinión cada vez que quieren, avalan golpes contra la separación de poderes, se aferran al cargo zurrándose en las decisiones del Parlamento, etc., etc.; en otras palabras, este peculiar TC hace lo que le da su gana.


S├│lo recordemos que, con cuatro votos a favor, rechazaron la incorporaci├│n de Gonzalo Ortiz de Zevallos como nuevo miembro de su casa.

Lo que desde luego result├│ una total contradicci├│n, puesto que, si ya hab├şan decidido en una anterior resoluci├│n darle la raz├│n al vacado presidente Vizcarra y su famosa teor├şa de la negaci├│n f├íctica de cuesti├│n de confianza, precisamente por haberse elegido al mencionado abogado, lo m├ís l├│gico era de que deb├şa asumir el cargo, aunado a que la disoluci├│n debi├│ haber operado al d├şa siguiente de su publicaci├│n en el diario oficial El Peruano, pero, ┬┐qu├ę creen? No les dio la gana.


Y por todo eso, son la niña de los ojos de caviares y socialistas, que estarán dispuestos a sacrificar sus privilegios con tal de mantenerlos en el poder, aún si eso significa tirarse abajo un poder del Estado, tal como ocurrió con el anterior Congreso, cuyos representantes osaron reemplazarlos en un proceso de selección que terminó con una disolución lagartoide.

┬íY qu├ę decir ahora! Vaya, y es que, como ya no pueden disolver el Congreso actual, utilizan la intromisi├│n de otro poder del Estado, en este caso del Poder Judicial, a trav├ęs de una aberrante medida cautelar emitida por una investigada jueza supernumeraria de primera instancia que ha ordenado a un poder del Estado no cumplir sus funciones constitucionales.

┬┐C├│mo la ven?
Un tribunal que ayer aval├│ un golpe contra el primer poder del Estado para dejar sin fiscalizaci├│n a un gobierno corrupto, ma├▒ana podr├şa avalar otro para dejar servida la mesa a los que pretenden subvertir el orden democr├ítico con una inconstitucional asamblea constituyente.

¡Parlamentarios, hagan su trabajo!

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Columnista - Autor
Alejandro Mu├▒ante Barrios

Congresista de la Rep├║blica. Defensor a ultranza de la vida, la familia, la patria y la libertad. Somos #BancadaCeleste

├Ültimos Art├şculos