GUARDIANES DE LA DEMOCRACIA

El Per├║ se encuentra a escasos d├şas de cumplir su ansiado Bicentenario, en medio de un pa├şs ideol├│gicamente fragmentado: entre quienes votaron rotundamente contra el candidato favorito del Foro de Sao Paulo y Grupo de Puebla, y quienes votaron contra la candidata que seg├║n su voto imposible representaba el mal mayor.

Lo cierto es que las Elecciones han terminado y el Per├║, sigue siendo por mandato constitucional un pa├şs democr├ítico, social, independiente y soberano. Es tambi├ęn un pa├şs democr├ítico, social, independiente y soberano. Es tambi├ęn un pa├şs que, entre otros me organiza seg├║n el principio de la separaci├│n de poderes (art.43┬░ Const). ┬íeste ultimo atributo es fundamental para la gobernabilidad! En palabras de Montesquieu, este reparto del poder-separaci├│n de poderes-, resulta necesario para evitar que este se concentre en una sola mano y sea ejercido, por tanto, de manera desp├│tica.

Y es que, transgredir la separaci├│n de poderes equivale a allanarle el camino a una dictadura: un gobierno totalitario, sin balance, ni contrapeso. De hecho, esta transgresi├│n ya ha venido ocurriendo. Quiz├í el acontecimiento mas manifiestamente inconstitucional de los ├║ltimos a├▒os haya sido ver a un presidente interrumpir la agenda del congreso por una cuesti├│n de confianza que abordaba competencias propias del congreso (y no del Ejecutivo), como la siempre postergada elecci├│n de los miembros del TC, invocando adem├ís como fundamento la inexistente figura de apariencia legal: ÔÇťdenegaci├│n f├ícticaÔÇŁ.

En la actualidad, nuestro pa├şs contin├║a sufriendo ataques y tentativas de clara violaci├│n al equilibrio poderes. Tal es el caso de una jueza del Poder Judicial que frustr├│ v├şa medida cautelar la elecci├│n de los miembros del Tribunal Constitucional en el Congreso. De igual forma, la afrenta del presidente recientemente electo, que en plena campa├▒a electoral promovi├│ la creaci├│n de una Asamblea Constituyente, soslayando abiertamente la inconstitucionalidad del Congreso, y las disposiciones de reforma total o parcial de la Constituci├│n, que esta establece.

Todo parece indicar que ese Per├║ fragmentado que se encuentra representado en el congreso, es precisamente la piedra en el zapato que no pueden controlar o someter por completo en virtud de que no es un congreso de ÔÇťpensamiento ├║nicoÔÇŁ, no somos un pa├şs comunista. Y por eso a nuestros detractores-que hoy amenazan incluso nuestra libertad de expresi├│n-, les es muy conveniente mantener viva la narrativa de un Congreso obstruccionista por si acaso; y en su defecto, la presuntamente funesta existencia de una Constituci├│n culpable de todos los males, que hace imprescindible su cambio, antes de tan siquiera haber aprendido a aplicarla.

El Congreso como primer poder del Estado no puede fungir de mesa de partes de cada gobernante de turno. ┬íPor eso hoy m├ís que nunca nos urge constituirnos en Guardianes de la Democracia! ÔÇťEL CONGRESO COMO PRIMER PODER DEL ESTADO NO PUEDE FUNGIR DE MESA DE PARTES DE CADA GOBERNANTE DE TURNO. ┬íPOR ESO HOY MAS QUE NUNCA NOS URGE CONSTITUIRNOS EN GUARDIANES DE LA DEMOCRACIA!ÔÇŁ

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Columnista - Autor
Alejandro Mu├▒ante Barrios

Congresista de la Rep├║blica. Defensor a ultranza de la vida, la familia, la patria y la libertad. Somos #BancadaCeleste

├Ültimos Art├şculos