La libertad avanza

El domingo 19 de noviembre fue un d├şa hist├│rico para Argentina. Un prestigioso economista, autor y catedr├ítico pol├şticamente incorrecto, a quien algunos no le ve├şan ÔÇťchancesÔÇŁ, ganaba las elecciones presidenciales, dando as├ş la estocada final a un largo per├şodo peronista encarnado, esta vez en el candidato oficialista Sergio Massa.

Y es que las ideas de libertad de Javier Milei calaron hondamente en el electorado argentino poco antes de aparecer en la arena pol├ştica para convertirse en diputado en 2021 junto a su compa├▒era de esca├▒o Victoria Villarruel, quien es ahora su vicepresidente.

Haci├ęndole honor al nombre de su partido ÔÇťLa Libertad AvanzaÔÇŁ, acu├▒├│ entre sus inspiradoras frases una como: ÔÇťEl triunfo en la guerra no viene de la cantidad de soldados, sino de las fuerzas que vienen del cieloÔÇŁ, y miles de j├│venes fueron atra├şdos por este retador mensaje, autodefini├ęndose ellos mismos como aquellas ÔÇťFuerzas del cieloÔÇŁ.
Ciertamente ha ganado la libertad, la corduraÔÇŽTraducida en una reorganizaci├│n radical del Estado, el cese al despilfarro del erario, el t├ęrmino del asistencialismo como ├║nico medio de subsistencia, la promoci├│n de la libre empresa, la lucha contra el avasallamiento ideol├│gico y el fin del empobrecimiento sistem├ítico regido por una casta socialista que ya se despide del gobierno. El paternalismo estatal les hizo mucho da├▒o a los argentinos, y nos hace da├▒o a todos en general, pues solo en genuina libertad el ser humano puede labrar su propio futuro.

Los ojos del mundo est├ín sobre esta victoria que representa una esperanza para toda Am├ęrica, que podr├şa venir seguida de otros triunfos presidenciales como el de Trump en Estados Unidos, Ver├ístegui en M├ęxico, Kast en Chile, y un candidato de consenso para el Per├║, que defienda los verdaderos intereses de la gente.

Porque es necesario entender que el poder se ejerce en servicio de los ciudadanos y no al rev├ęs. No podemos dejar nuestro destino absoluto en manos de un Pap├í Estado que muchas veces asfixia nuestras libertades, vulnerando una serie de derechos, tales como: el derecho a vivir; a creer; a difundir nuestra fe y nuestras ideas; a educar a nuestros hijos conforme a nuestros valores; a la propiedad; al libre mercado; a la propia libertad para progresar no en la forma en que lo propone el progresismo, imponiendo, sino al contrario, en libertad sobre la base de la dignidad con que nacemos todos los seres humanos sin excepci├│n.

El batacazo antiprogresista ha sido dado. ┬íAm├ęrica celebra!

Fuente: Expreso

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Columnista - Autor
Alejandro Mu├▒ante Barrios

Congresista de la Rep├║blica. Defensor a ultranza de la vida, la familia, la patria y la libertad. Somos #BancadaCeleste

├Ültimos Art├şculos