LA OTRA GUERRA – GENOCIDIO SILENCIOSO

De acuerdo a la etimolog√≠a, la palabra persona proviene del lat√≠n personare, el cual quiere decir ‚Äúsonar a trav√©s de‚ÄĚ. Asimismo, ‚Äúpersona‚ÄĚ proviene de la voz griega ‚Äúproposon‚ÄĚ que significa ‚Äúm√°scara‚ÄĚ. De tal forma que, en estricto literal, nos damos a conocer, o sonamos, a trav√©s de una m√°scara. La persona humana est√° dotada de un revestimiento f√≠sico desde el inicio de su vida en la concepci√≥n, y se va desarrollando en el vientre materno hasta que nace.

En todo ese proceso, el nasciturus o concebido no ha dejado de pertenecer al g√©nero humano, as√≠ como tampoco m√°gicamente se convierte en persona humana a trav√©s del canal del parto, tal como algunos ide√≥logos insensatamente alegan. El concebido es un ser √ļnico, irrepetible, con ADN propio, con una vida independiente a la de su madre, aunque dependa de ella temporalmente en el claustro materno, y despu√©s de nacer, mientras va adquiriendo autonom√≠a propia. Todos los seres humanos atravesamos este proceso temprano, c√≠clico de la vida humana.

Sin embargo, en los tiempos actuales, el espectro pol√≠tico del progresismo tomando por bandera la presunta inocua defensa de la mujer a trav√©s del feminismo, ha venido adoctrinando a muchos con su ideolog√≠a de seudo derechos humanos. As√≠, tenemos, por ejemplo: los acu√Īados ‚Äúderechos sexuales y reproductivos‚ÄĚ, los cuales no constan en ning√ļn tratado internacional de derechos fundamentales firmado por el Per√ļ, pero que se pretenden ense√Īar como educaci√≥n sexual cual, si se tratara de una ciencia, invoc√°ndose, entre otros, como derecho humano, el aborto.

El lunes 21 de febrero pasado fue un día triste para la moral de nuestros países latinoamericanos. Muchos observamos perplejos cómo la Corte Constitucional de Colombia, el más alto colegiado de Derecho de nuestro hermano país, resolvía mediante sentencia C-355 de 2006, en votación de 5 contra 4, la despenalización del aborto, hasta las 24 semanas de gestación. ¡Esto es, hasta los 6 meses de embarazo!

De inmediato, pensamos en los que no tienen voz. En una guerra, la población inmersa no es culpable, en una gestación en condiciones difíciles de vulnerabilidad, el concebido no es culpable y tiene derecho a que se respete su vida. No respetar al otro, es perder la guerra.

¬ŅFue dicho fallo, un acto de justicia? Sus jueces responder√°n ante el tribunal supremo de sus conciencias, pero desde esta orilla les decimos: Justicia es el castigo severo para el agresor sexual, el auxilio al desvalido: al ni√Īo por nacer y su madre vulnerable; justicia es bregar por el acompa√Īamiento, y el apoyo integral que una madre y su ni√Īo necesitan. Jam√°s apaguemos esos dos corazones.

Dicha sentencia no es justicia, es barbarie con m√°scara.

¬°Salvemos las Dos Vidas!

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Columnista - Autor
Alejandro Mu√Īante Barrios

Congresista de la Rep√ļblica. Defensor a ultranza de la vida, la familia, la patria y la libertad. Somos #BancadaCeleste

Últimos Artículos